oct 252014
 

Unidad de Mando en la Administración

 

Es el proceso de planificación, organización, dirección y control del trabajo de los miembros de la organización y de usar los recursos disponibles de la organización para alcanzar las metas establecidas.

Hay diversas definicions sobre lo que es administración. Una de los mayores aportes a la administración moderna lo hizo Henry Fayol (1841 -1925) quien la definió de esta forma:

“administrar es prever, organizar, mandar, coordinar y controlar”. Fayol estableció los principios de la administración moderna.

La Administración es una actividad común a todas las organizaciones y aplicable a toda actividad, bien sea en el hogar, en los negocios o en el gobierno, por lo que es universal y justifica su existencia para el logro de objetivos, por lo que debe prever, organizar, mandar, coordinar y controlar.

a. Previsión. Es la acción de examinar el futuro, fijar objetivos, tomar decisiones y establecer planes.

b. Organización. Tanto humana como material.

c. Dirección. Hacer funcionar los planes y la organización.

d. Coordinación. Reunir toda la información en busca de unificación y cohesión.

e. Control. Comparar el resultado con el plan original

Fayol estableció los principios de la administración:

1. División del trabajo.  Al dividirse el trabajo se maximiza el desarrollo de habilidades de los operarios, se facilita el control y la supervisión.

2. Autoridad y responsabilidad. Fayol encontró que autoridad y responsabilidad están relacionadas, siendo esta última la consecuencia de la primera. Concibe la autoridad como una combinación que se deriva de la posición del administrador y de sus características personales, compuesta de inteligencia, experiencia, valores morales, etc.

3. Disciplina. Contemplando la disciplina como el respeto de los reglamentos y convenios encaminados al logro de la obediencia, aplicación, energía y demás signos distintivos del respeto, Fayol declara que la disciplina requiere de buenos superiores, a todos los niveles.

4. Unidad de mando. Esto significa que los empleados solamente deberían recibir órdenes de un supervisor.

5. Unidad de dirección. De acuerdo a este principio, cada grupo de actividades con el mismo objetivo debe tener un director y un plan. A diferencia del cuarto principio, se refiere a la organización del cuerpo directivo, más que al personal.

6. Subordinación del interés individual al general. Esto es evidente; cuando estos dos tipos de intereses difieren, el administrador debe reconciliarlos.

7. Remuneración. La remuneración y los métodos de retribución deben ser justos y propiciar la máxima satisfacción posible para los trabajadores y para el empresario.

8. Centralización. Sin emplear el término centralización de autoridad, Fayol hizo referencia al grado en el cual la autoridad se encuentra centralizada o descentralizada. Las circunstancias individuales determinarán el grado de centralización y el mejor rendimiento general.

9. Jerarquía de autoridad. Fayol concibe esto como una cadena de autoridad, la cual va de los rangos mayores hasta los menores ya que, aunque no debe ser estructurada a niveles innecesarios en detalle, si debería hacerse en tramos más bien cortos.

10. Orden. Dividiendo este en material y social, Fayol se adapta al sencillo refrán de “un lugar para cada cosa (cada uno), y cada cosa (cada uno) en su lugar”. Este es esencialmente un principio de organización para el arreglamiento y ordenamiento de cosas e individuos.

11. Equidad. Lealtad y dedicación deberían inculcarse al personal mediante una combinación de benevolencia y justicia por parte de los administradores al tratar con los subordinados.

12. Estabilidad en al tenencia de un cargo o puesto. Encontrando innecesaria la rotación, por ser tanto la causa como el efecto de una mala administración, Fayol señaló sus peligros y sus costos.

13. Iniciativa. La iniciativa se concibe como el diseño y ejecución de un plan. Precisamente por se runa de las mas sutiles satisfacciones que un hombre inteligente puede experimentar, Fayol exhorta a los administradores a sacrificar la vanidad personal para permitir a los subordinados que la ejerzan.

14. Espíritu de grupo. Este es el principio de “la unión hace la fuerza”, y también una extensión del de unidad de mando, y subraya la necesidad del trabajo de equipo, así como la importancia de la comunicación para obtenerlo.

 

Fayol estableció 6 Áreas Funcionales:

1. Funciones Técnicas. Producción, transformación y fabricación.

2. Funciones Comerciales. Compras, ventas e intercambios.

3. Funciones Financieras. Captación y administración de capitales.

4. Funciones de Seguridad. Protección de los bienes de las personas.

5. Funciones Contables. Inventarios, balances, costos, etc.

6. Funciones Administrativas. Previsión, organización, mando, coordinación y control.

 

La administración imparte efectividad a los esfuerzos humanos. Ayuda a obtener mejor personal, equipo, materiales, dinero y relaciones humanas. En las grandes empresas la administración científica o técnica es esencial ya que no podrían existir sin una buena administración.

Uno de los principios de mayor importancia para el buen desempeño de una organización es la unidad de mando debéndode distinguir unidad de mando (un agente no debe recibir ordenes sino de un solo jefe) de unidad de dirección (un solo jefe, un solo programa).

La unidad de mando no puede existir sin la unidad de dirección, pero no deriva de ésta.  Fayol considera la dualidad de mando como fuente de perpetuo conflicto.

La autoridad consiste en el derecho de mandar y en el poder de hacerse obedecer.Se distingue en un jefe la autoridad personal formada de inteligencia, de saber, de experiencia, de valor moral, de aptitud de mando, etc. En un buen jefe la autoridad personal es el complemento indispensable de la autoridad legal.

No se concibe la autoridad sin la responsabilidad. La responsabilidad es un corolario de la autoridad, su consecuencia natural, su contrapeso indispensable. Donde se ejerza la autoridad nace la responsabilidad.

Las organizaciones militares de la época medieval tenían su núcleo central, en el principio de la unidad de mando por el cual cada subordinado sólo podía tener un superior.

La evolución del principio de asesoría y la formación de un estado mayor general tuvo su origen en el siglo XVIII en Rusia, con el emperador Federico II el grande (1712 – 1786), quien deseoso de aumentar la eficiencia de su ejercito, hizo algunas  innovaciones en la estructura de la organización militar. Con la ayuda del general Schynhorst fue creado un estado mayor (staff) para asesorar el mando (línea) militar.

Sun Tzu en su obra “El Arte de la Guerra” escribió:

Así pues, existen tres maneras en las que un Príncipe lleva al ejército al desastre.

Cuando un Príncipe, ignorando los hechos, ordena avanzar a sus ejércitos o retirarse cuando no deben hacerlo (no es capaz de medir sus posibilidades de éxito).

Cuando un Príncipe ignora los asuntos militares, pero comparte en pie de igualdad el mando del ejército, los soldados acaban confusos (cuando no existe un mando compartido y cada líder avanza en una dirección diferente). 

Cuando el Príncipe ignora cómo llevar a cabo las maniobras militares [...], los soldados están vacilantes (el líder es incapaz o desconoce sus funciones).

Esto ilustra el Principio de Unidad de Mando establecido por Fayol.

A Tu Servicio

 

Simón Castillo

Referencias:

http://www.gestiopolis.com/recursos/documentos/fulldocs/ger/hfayol.htm

http://html.rincondelvago.com/administracion_3.html

http://html.rincondelvago.com/principios-de-organizacion.html

 

 

Originally posted 2012-01-18 13:53:58. Republished by Blog Post Promoter